Había una vez una clase (concretamente DARWIN E de Aula Escola Europea) que estaba esperando a su profesora de francés, la Sra. Ventura. Por fin, llegó una profesora a la clase, pero todos los alumnos se sorprendieron porque no era la Sra. Ventura, sino la Sra. Sánchez, la profesora de castellano. Y aún se sorprendieron más cuando ésta les dio una noticia: mientras ellos pensaban que ya habían adquirido el nombre de DARWIN, hasta que no hubiese transcurrido la siguiente hora no lo tendrían completamente. Seguidamente, la Sra. Sánchez les dijo que hicieran la fila y se los llevó al patio. Allí se encontraron a la Sra. Ventura y a la Sra. Novella, la profesora de ciencias naturales. Las tres profesoras explicaron a los intrigados alumnos que durante las siguientes dos semanas realizarían un trabajo en el que se juntaban cinco materias (francés, castellano, ciencias naturales, geografía e informática) que se llamaba el proyecto “exploraflors”. Dividieron a los alumnos en grupos de cuatro o cinco personas y, a continuación, les explicaron lo que tenían que hacer y les repartieron unos sobres. Dentro de los sobres, los alumnos encontraron un mapa donde había unas zonas marcadas. Los grupos se dispersaron rápidamente hacia estas zonas y comenzaron a buscar los sobres que tenían que encontrar en ellas.

La hora se les pasó volando y, mientras subían de nuevo a la clase todos estuvieron de acuerdo en que tenían mucha suerte de poder trabajar en algo tan divertido.

 

Félix Rodríguez de la Fuente